Analítica web con gráfica ascendente en cuanto al tiempo.

Analítica web, o cómo optimizar tu estrategia

Nuestra puntuación

Seguro que habéis escuchado el término Big Data (y su posterior Machine learning). Pues bien, la analítica web (o web analytics en inglés) es un término que, aunque sea diferente del anterior, sí que comparte algo en común: datos, datos y más datos. A menudo creemos conocer qué quiere el usuario, pero lo verdaderamente interesante no es eso, sino qué es realmente lo que quiere el usuario. ¿Quieres saber cómo descubrirlo? ¡Sigue leyendo!

 

 

Datos, datos y más datos

Para ello, vamos a empezar definiendo qué es la analítica web:

Es la recolección, y por tanto medición, de datos web para su posterior análisis y obtención de conclusiones de tal forma que ayude a entender y optimizar el contenido, usabilidad o incluso te ayude a detectar errores.

Suena bien, ¿verdad? Parece evidente que cualquier web debería ser objeto de analítica, pues de otro modo no tendríamos forma de conocer el rendimiento que está teniendo nuestra estrategia de marketing online. Pero ¿qué datos nos puede arrojar una web?

 

Entendiendo los KPIs

KPI (Key Performance Indicator) o Indicador Clave de Rendimiento puede ser un numero, un porcentaje o incluso un nombre. Es decir, que adopta el tipo de dato que queramos cuantificar, de tal forma que se midan las acciones concretas que el usuario realiza en nuestra web. Ésta es una de las grandes posibilidades del marketing online, ya que en el offline todo se basa en estimaciones del impacto o el retorno de inversión que se está teniendo posteriormente.

Así, si por ejemplo nosotros queremos centrar nuestro foco en una zona concreta del mundo, el KPI de nuestra analítica web debería ser el país, región o incluso ciudad desde la que los usuarios de nuestra web nos están visitando. Esto es solo un ejemplo, pero podemos definir cuantos necesitemos, a elegir entre tan interesantes como el idioma del navegador que usan, el sistema operativo que ejecutan o incluso el tiempo y el comportamiento que tienen dentro de la web.

 

El tiempo, una variable a tener muy en cuenta

Objetivos, planificación y tiempo organizado para ello.

Varias de las virtudes que definen un buen analista de datos es la paciencia y el saber «jugar» con el tiempo a la hora de seleccionar la franja a analizar junto con su contexto. Si hace poco que nuestra web esta online, dispondremos de pocos datos recabados en nuestra analítica web. Por ello, primero es importante que nuestra web lleve online lo necesario para tener datos suficientes que analizar. De otro modo, podemos sacar conclusiones erróneas y llevarnos a realizar acciones que no sean para nada recomendables.

En ese aspecto, Seeyou Marketing siempre recomienda elaborar una estrategia de marketing online y seguirla como mínimo un mes y, dependiendo del caso incluso durante tres meses, de tal forma que produzca suficientes datos como para que sean fiables y poder optimizar la estrategia siguiente de la mejor manera.

 

¿Cómo definir bien nuestras métricas?

Este apartado se debería llamar cómo establecer bien nuestros objetivos, pues para establecer bien nuestros KPIs, primero tenemos que definir nuestros objetivos, para implementar las acciones que nos llevarán hasta ellos. Para ello, tenemos que tener en cuenta los siguientes factores:

  • Definir muy buen tu «buyer persona» o lo que es lo mismo, el público objetivo al que va a ir dirigido tu proyecto. En este artículo ya te contamos por qué es tan importante en tu estrategia de marketing, ya que, si no, estarías centrándote en un público que no le interesa tu contenido o, en el peor de los casos, tu servicio, ocasionándote un retorno de inversión realmente bajo. Es decir, tenemos que conocer muy bien a nuestro usuario o cliente y sus necesidades.
  • Definir la forma en la que vamos a cubrir esas necesidades nosotros: mediante el ofrecimiento de nuestros servicios o mediante nuestros productos (puede darse el caso de ambos).
  • Por último, tenemos que tener en cuenta el estado actual del proyecto, que dependiendo de la madurez de este se deben establecer unos objetivos más de impulso inicial, crecimiento o mantenimiento, por ejemplo.

 

¿Y qué pasa si, pasado un tiempo fiable, obtengo un resultado no esperado?

Libros de empresas y Startups apilados.

No temas al cambio, puede que haya una solución mejor y que aún no la hayas descubierto. Existen metodologías como la Lean Startup en el caso de una empresa emergente y las agile para el desarrollo de software en las que, de una forma cíclica, se van construyendo acciones; realizando mediciones del resultado que nos esta dando; y posteriormente se aprende para construir una solución cada vez mejor o mas acertada. Te recomiendo usarlas, ya que te ayudarán a reducir el tiempo que se invierte en tu solución, permitiéndote pivotar mas rápidamente sin afrontar costes elevados de tiempo (y quizás de dinero).

 

Eso sí, comprueba primero que se hayan establecido bien los objetivos; que se hayan definido e implementado bien las acciones; y que se estén realizando bien las mediciones y posteriores conclusiones. Si tienes problemas o si te hace falta ayuda en alguno de los aspectos de tu analítica web, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de analizar tu caso y ofrecerte una solución personalizada y ajustada a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *